Batalla de Niquitao: un paso para el éxito de la Campaña Admirable.

Hace 207 años, el 2 de julio de 1813, en la población de Niquitao, municipio Boconó del estado Trujillo, la monarquía española salió derrotada en una de las batallas que selló el éxito de la Campaña Admirable del Libertador Simón Bolívar, gracias al espíritu emancipador de los líderes independentistas José Félix Ribas y Rafael Urdaneta.
Con el apoyo de 450 hombres venezolanos armados que sacrificaron sus vidas, Ribas y Urdaneta derrotaron a las tropas realistas del coronel José Martí, subordinado del entonces gobernador de Barinas, capitán de fragata Antonio Tiscar y Pedrosa, quien contaba con un ejército que duplicaba en número de hombres al ejército patriota. 
Al amanecer de aquel día, la primera división de Infantería, comandada por Martí, tenía su avanzada a una legua de Niquitao, estando situado su cuartel general en el sitio de la Vega.
En la Batalla de Niquitao, los realistas, a pesar de tener una posición ventajosa, tuvieron que retroceder ante las tropas emancipadoras y se atrincheraron en una posición cubierta de peñas bastante infraguables que, no obstante, los revolucionarios tomaron en aquella memorable fecha.
“El General José Félix Ribas, sobre quien la adversidad no puede nada, el héroe de Niquitao y Los Horcones, será desde hoy titulado El Vencedor de los Tiranos en La Victoria“, así lo denominó Bolívar luego de la histórica acción.
Junto a las victorias de Betijoque y Agua de Obispo, logradas, respectivamente, el 4 y el 18 de junio de aquel mismo año, este importante triunfo abrió la puerta del centro del país al Libertador y permitió su avance triunfal hacia Caracas, que culminaría el 6 de agosto de 1813, cerrando exitosamente la Campaña Admirable.

Leave a Comment