Rangel Silva: La Iglesia Católica tiene en JGH un extraordinario patrimonio.

Este miércoles, durante el programa radial y televisivo “Al Día con Rangel Silva” edición 224, el gobernador de Trujillo resaltó  la vida y obra del Dr. José Gregorio Hernández, desde la cristiandad para compartir junto al pueblo el júbilo que embarga a los venezolanos por la aprobación de la beatificación del Venerable.

En este sentido, Rangel Silva expresó que son muchas las enseñanzas que se pueden extraer del ejemplo de un hombre íntegro y profesional, “la Iglesia Católica tiene en José Gregorio Hernández un extraordinario patrimonio”.

Asimismo, el mandatario regional destacó la devoción que tienen los católicos y que se ve reflejada en el Santuario Niño Jesús ubicado en Isnotú, “hay miles y miles de placas, y todavía hay muchas guardadas que representan testimonios de fe”.

Añadió que la cuna del Venerable no es el único lugar donde las personas han dejado sus recuerdos o pagado promesas por un favor concedido, “el Doctor es muy apreciado por gente fuera de Venezuela”

Al respecto, el obispo diocesano de Trujillo, Cástor Oswaldo Azuaje, informó: “hace poco recibí la noticia de una capilla inaugurada en Guayaquil, Ecuador, para los devotos del Siervo de Dios”. Además, precisó que son frecuentes las invitaciones para que los sacerdotes de Isnotú vayan a evangelizar en las Islas del Caribe, Aruba y Curazao teniendo por delante la figura de José Gregorio Hernández.

De igual modo, manifestó que el anunció de la beatificación del Doctor llenó de alegría a toda Venezuela, en particular a los trujillanos, “él nació en el corazón del estado, por eso, en un futuro cercano, nos engalanaremos de una gran fiesta para celebrar la noticia”, dijo Oswaldo Azuaje.

En cuanto a la demora de su proceso de beatificación, el obispo diocesano afirmó que dicha tardanza ha hecho que haya una gran documentación en los archivos de la Arquidiócesis de Caracas, “desde que se inició este proceso en 1949 a través de la búsqueda del milagro, hemos aprendido mucho sobre su vida, pero siempre faltaba algún detalle para la comprobación de  sus intercepciones”.

Recalcó que no es el criterio de las personas lo que determina la beatificación sino el hecho, “fue necesaria una invocación para la intercepción del Doctor ante Dios y luego ocurre la sanación”.

Trujillano con múltiples facetas

Por su lado, el profesor Eduardo Zuleta, quien ha ahondado sobre la vida del trujillano universal, sostuvo que fue un ser humano “con múltiples facetas, en todas ellas demostró una alta virtuosidad”. Agregó que desde sus primeros años José Gregorio demostró signos de ser alguien que venía dotado de cualidades físicas e intelectuales, propicias para construir un ser humano digno de exaltar.

Zuleta explicó que el Doctor recibió una educación familiar que le sirvió como referente para su formación en la vida personal, “de su madre, Josefa Antonia Cisneros, recibió una formación básica religiosa y espiritual”.

En el libro José Gregorio Hernández el Médico que Cura desde el Cielo, su autor Orlando Valdema Pérez, citó una frase relevante del Doctor hacia su progenitora: “Mi madre que me amaba, desde la cuna me enseñó la virtud, me crió en la ciencia de Dios y me puso por guía la santa caridad”.

Al respecto, el gobernador exaltó la figura materna para enseñar a amar al prójimo, “eso completó y le dio fuerza para su formación académica”.  

Igualmente, el profesor Zuleta destacó que el padre de José Gregorio, además de ser una persona ligada a la disciplina farmacéutica, le inculcó al Doctor un carácter social y académico básico para desempeñarse en una época compleja desde el punto de vista político.

Aseguró que su padre, Benigno María Hernández, fue la principal motivación para que El Venerable estudiara medicina, ya que “él quería desempeñarse como abogado, para defender a los más desamparados y lograr la igualdad social, con ello demostró que su amor al prójimo lo quiso demostrar desde cualquier ámbito”. Sin embargo, gracias a su figura paterna se inclinó a ser el médico de los más necesitados, de ahí su designación como “Médico de los Pobres”.

Un hombre ejemplar

En este mismo orden de ideas, Rangel Silva aseveró que la formación cristiana del Doctor es un ejemplo a seguir en la actualidad para que en las familias surja la educación católica, “siempre mostró una brillante inteligencia, un alto rendimiento, una gran disciplina, y un desbordado entendimiento por aprender, estudiar y ser cada vez mejor”.

Ante esto, Zuleta acotó que el trujillano obtuvo por sus propios méritos la oportunidad para lograr una amplia trayectoria académica. “Fue uno de los más grandes intelectuales venezolanos del siglo XX. Gracias a su prestigio fue al primer congreso internacional de medicina en Estados Unidos representando a Venezuela”.  

Programación pautada

Finalmente, el obispo diocesano aseguró que habrán actividades del tipo cultural, académico y religioso para conmemorar los 101 años del fallecimiento del Médico de los Pobres, las cuales se realizarán dentro de las medidas de prevención ante la pandemia del covid-19, “el próximo lunes 29 de junio tendremos una misa en acción de gracias, con un número reducido de feligreses”. 

Leave a Comment